Ariadna Gil follando en Lágrimas Negras (1998)

La trayectoria de Ariadna Gil en el cine español es larga, casi tan larga como su infidelidad con la estrella de Hollywood Viggo Mortensen, la cual le costó la relación con David Trueba. La actriz española protagonizó uno de los affair más polémicos en el círculo de actores nacionales que todavía resuena en las revistas del corazón y que se inició en la película americana ‘Appaloosa’ (por desgracia no se ve a Ariadna Gil follando). Pero no vamos a detallar su vida privada sexual sino sus escenas de cama en la ficción y el sexo que ha tenido frente a la cámara. La atractiva catalana es una de esas mujeres de rostro angelical a pesar de haber cumplido ya sus 48 años sigue despertando el mismo morbo desde la escena que la inmortalizó en Belle Époque (1993) por la cual obtuvo el Premio Goya a la mejor actriz.

Da la casualidad que también tiene, como en la vida real, infidelidades en la pequeña pantalla. Estamos hablando de la serie Cuéntame donde es ‘la otra’ en el matrimonio de Antonio Alcántara (Imanol Arias). Su papel en la serie de ficción de TVE le valió para convertirse en una mujer odiada en toda España al ser una intrusa en el idílico matrimonio de los Alcántara y siendo la culpable de los cuernos de Merche.

Pero la película que os traemos hoy se titula ‘Lágrimas negras‘. Fue rodada en 1998 cuando la actriz gozaba de plena popularidad y en la cual comparte protagonismo con Elena Anaya, otra famosa que le gusta folletear y es asidua a los desnudos cinéfilos. Su excepcional talento artístico consigue convencernos a todos de que es una desequilibrada violadora que consigue enamorar a una de sus víctimas

Ariadna Gil desnuda en Libertarias

Los desnudos de Ariadna Gil son un punto y aparte, más todavía en este perteneciente a la película de Vicente Aranda ‘Libertarias‘ y es que pertenece a la secta del matojo, un abundante matorral velludo en la entrepierna que asusta hasta al más osado. Se me hace raro que esa cara tan limpia y pulcra de niña buena que tiene Ariadna pueda estar relacionado con esa pelambrera ahí abajo. Lo tengo que decir, pero si, el desnudo de Ariadna Gil en Libertarias me dejó traumatizado por la cantidad de pelo que se veía. Y no es escusa que interpretara a una monja durante la guerra civil ¿o es qué las novicias no se acicalan sus partes púdicas?