Jovencita y delgada, qué más se puede pedir

Jovencita y delgada, qué más se puede pedir
¡Me gusta!

Jóvencita y delgada, qué más se puede pedir. Este es el único deseo de todo hombre casado con una esposa de varios años que ya se la ha follado por todas partes y está cansado de ella. Con el paso de los años las mujeres tienden a engordar y su físico cambia para mal. Por suerte muchos hombres pueden elegir follarse a mujéres jóvenes y delgadas, la delicia de todo sibarita del sexo. Y es que por mucho que digan que la carne es atractiva, a las focas y ballenas no les gusta a nadie. Por eso el hombre del video manda a la mujer a la calle y la sustituye por una mucho más jóven y delgada, porque de esta forma se folla a gusto y se consigue la felicidad. Si eres un amargado que folla con gordas nunca serás feliz, comprobado.


Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *