Kenzie Taylor y sus indescriptibles tetas

Siempre he sido de la opinión que en el pasaporte de las pornostars debería plasmarse una fotografía de su busto más que de su rostro. La razón estriba en que las tetas son tan únicas y genuinas como nuestro ADN, aparte que ver la morfología de una tetona es la mejor manera para identificar a una mujer. Kenzie Taylor es toda una mujeraza que encajaría a la perfección en esta documentación alternativa. Con un look calcado a las estrellas siliconadas de los años 90, cargada de maquillaje y con más ganas de follar que una monja, se presenta en esta escena de Nuru Massage para hacer gala de estética sexual. Su mejor baza como hemos dicho son sus redondos pechos, los cuales untados de aceite no duda en restregar sobre el cuerpo de su víctima masculina.