La homosexualidad es una enfermedad

¡Me gusta!

Lo preocupante es como se cree la gente que es algo NORMAL con tal de que encaje con su ideología totalmente falsa e impuesta por unos intereses políticos y de lobby partidista. Esto es una gran mentira que nos quieren ocultar, y la verdad es que la homosexualidad es una enfermedad y es una desviación de la conducta normal o natural del ser humano. Ojo, lo digo sin acritud, tienen tantos derechos como cualquier otro, y justamente por eso debemos entender cuál es su problema, porque tienen tanto derecho como cualquier otra persona a ser NORMALES.

Dejando de lado que el matrimonio solo es una ceremonia de carácter religioso, y fuera de ese ámbito de creencia no tiene ningún sentido. Es decir el matrimonio civil, tanto sea homosexual como heterosexual no significa nada y no tiene sentido porque su base no es el amor que se profesan esas dos personas, sino el formar una familia porque Dios lo ha querido así. Por eso digo que es exclusivamente para creyentes, de lo contrario no tiene sentido casarse más que por unos beneficios fiscales y trámites burocráticos.

Al grano, la homosexualidad es una enfermedad, una anomalía biológica cuya raíz puede tener diferentes orígenes. Independientemente de estos orígenes constituye por sí misma una conducta alterada del ser humano. Me ha hecho gracia eso de que no es natural ni antinatural, típico de gente que no tiene ni idea, pues el ser humano se inclina de forma instintiva a un comportamiento NATURAL. EL hecho de llevar gafas o cualquier otra cosa que no produzca la naturaleza no tiene nada que ver con el significado de natural, aquí la razón de ser es el comportamiento de las personas y de los traumas que puedan hacerla cambiar. Por la misma regla de tres yo podría decir que la zoofilia no hace daño a nadie pues no menoscaba mi bienestar físico, al revés cada vez que me follo a mi perro más contento me pongo. Sin embargo nadie dudaría de que padezco de alguna enfermedad mental, ¿por qué así no lo mismo con los homosexuales? Pues por pura manipulación mediática, a base de repetir una mentira mil veces quieren hacerlo pasar por verdad. Además que si menoscaba el bienestar del individuo, le imposibilita tener hijos.

curar homosexualidad

La homosexualidad es una enfermedad que tiene tratamiento

Luego decir que no es importante averiguar si es o no es una enfermedad (qué si lo es) no es muy acertado puesto que hay muchos homosexuales que prefieren casarse con una mujer para tener hijos, anhelando lo que corre por nuestras venas y genes, tener descendencia. Lo siento pero no, si un homosexual quiere tener una familia e hijos debería poder elegir si se “cura” o no, y la ciencia debería investigar para ello. Hay muchos homosexuales incómodos por su homosexualidad, y eso va mucho más allá de sentirse aceptados, porque en el fondo sienten que algo dentro de ellos funciona mal. Incluso ellos mismos saben que la homosexualidad es una enfermedad.

El día que hablen los psicólogos y psiquiatras muchas bocas se tendrán que cerrar, porque lo que no se cuenta es que muchos homosexuales han tenido traumas en la infancia de origen paterno-filiales, y cuando digo muchos no son unos pocos, quiero decir que es algo significativo de mención. Me hace gracia como más del 50% de casos de transexualidad que se detecta en la seguridad social se debe a un trastorno de identidad sexual y no a una disforia de sexo, lo cual corrobora mi teoría de que se trata de una enfermedad mental, un trauma originado en la niñez por algún hecho que les afectó.

Y qué decir del mundo de los animales, la falacia por antonomasia empleada por el lobby gay para defender que la homosexualidad se da en todo el mundo natural. Una mentira muy bien construida que si no entiendes mucho sobre el tema te la mete por la escuadra. Empecemos pues.

El comportamiento homosexual en animales es la respuesta del animal cuando está sometido a elevados niveles de estrés y desorientación cognitiva. Véase por ejemplo cuando encierran a un animal en un zoológico.

La respuesta a esta incógnita es que la cognición sensorial de un animal es el responsable directo de su instinto sexual. Eso significa que si se encuentran en ambientes que les haga confundir sensaciones, olores o imágenes su impulso instintivo puede sufrir modificaciones ya que de base esos instintos dirigen el comportamiento del animal para un fin respecto a su naturaleza. De este modo al no poseer la razón y entendimiento de un ser humano no es extraño que en una situación de estrés estos sentidos se vean alterados y reaccionen de forma anómala. Por ejemplo cuando un perro se estimula sexualmente con algún objeto de nuestra casa, como una almohada o la pata de una mesa. Cuando lo hace no decimos que el perro es fetichista y le pone el cojín, sino que lo hace para estimularse, y del mismo modo ocurre cuando copulan dos animales del mismo sexo.

Jaque Mate Homosexuales!


Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *