Si la madre es una guarra la hija también

¡Me gusta!

No podía ser de otra forma. La madre nació puta y morirá puta, así que sus genes se los transmitió a su hija. Mientras su niña retoño hace una mamada a la polla de su novio, la madre a escondidas la anima para que sea más cerda. Solo en la mente de una enferma sexual se le ocurriría vendar los ojos del novio para que la madre pudiera compartirlo. Así se follan las dos, madre e hija rubias, a este chico que durante un buen rato cree estar follándose solamente el coño de su enamorada. Cuando se percata de que es la madre quien se la está follando se sorprende, no sin dejarse hacer ya que se trata del sueño de todo hombre. Compartir dos cuerpos de un mismo linaje, una madura y la otra jovencita, o dicho de otra forma follarse a la mamá y su hija, sexo incesto.


Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *