in

Abella Danger Bailey Brooke retozando en los vestuarios

Desde que la directora Holly Randall tomara las riendas del estudio Twistys, el porno lésbico ha sido el único menú servido en sus dependencias. Desde hace años en esta compañía las actrices están sometidas a dieta de almejas exenta de rabo y ni siquiera a performers consagradas como Abella Anderson y Bailey Brooke se les ha permitido variar esta restrictiva ingesta de nutrientes sexuales. Una cosa está clara, no ha hecho falta ningún hombre para que estas dos starlets de infinito talento carnal rubriquen un polvazo con la sola ayuda de sus dos cuerpazos naturales. Ellas solas se bastan y se sobran para levantar hasta la fórmula más floja.