in

Abella Danger evoca tiempos pasados de dobles penetraciones

Seamos francos, desde que Abella Danger fue contratada por Brazzers, la starlette de raíces judías —esa nariz no la tiene por casualidad— ha caído en el valle de la normalidad y ha sustituido su espectacularidad sexual por un ritmo endiablado más bien mediocre. Aunque siga estando en la cima de este oficio lejos en el tiempo quedan sus escenas donde su culo épico era el protagonista absoluto, aquellos años donde viajaba a territorio comanche (territorio prohibido para las starletes de agujeros estrechos y no entrenados) para que sus diabólicas posaderas destruyeran pollas a su paso. Por suerte el estudio Jules Jordan ha grabado un intensísimo trío interracial, con doble penetración incluida, donde «la peligrosa» nos recuerda que quien mantuvo retuvo, que continúa siendo una auténtica bestia del sexo actuado y que su maestría no está del todo perdida cuando se trata de hacer uso de su demencial trasero.