in

La famosa pelirroja instagramer curvy Abigail Morris se pasa al porno

No es la primera ocasión que el cachondo personal de Reality Kings le pone las garras encima a influencers de Instagram con pocos escrúpulos y demasiadas curvas. Ellos fueron los culpables de llevar al lado oscuro a la monumental y fecunda Moriah Mills, posiblemente la más digna representante de este séquito de señoritas que encauzan sus seguidores hacia zonas pornográficas. Hace pocos días cazaron a otro de estos especímenes de las redes sociales cuyo éxito le precede. Se trata de Abigail Morris, una conocida pelirroja curvilínea y e-girl —jovencitas que van en contra de la belleza normativa— cuyo perfil de Instagram es un delirante escaparate erótico para su voluptuoso cuerpo.

La implicada celebridad de 21 años es una modelo de tallas desproporcionadas (carne desbordada y casi amorfa) a la que no le importa fotografiarse ligerita de ropa, enseñando culo y tetas de todas las formas inimaginables. Ahora acaba de formalizar su metamorfosis de modelo a pornostar con una primera escena junto al actor Quinton James. Solo el tiempo dirá si está a la altura de Kenzie Anne, la sensación del momento, y termina por sumarse a la interminable lista de influencers que deciden hacer este digno y polémico trasvase hacia el sexo filmado.

De momento ya acumula 1,6 millones de fanáticos por ser una superfreak de la contracultura y adicta al cosplay que tiene como hobby sacudir su culo por los clubs de caballeros más famosos de Las Vegas. Algo que demuestra que esta nueva aventura puede satisfacer los gustos de los amantes de las chicas curvys. Por cierto, tiene un gran parecido a la pornostar Siri Dahl, al menos en el aspecto más superficial. En la forma de follar es otro cantar.