in

Agatha Vega, anal a la venezolana

La trayectoria de Agatha Vega por territorio estadounidense se nos antoja como una apisonadora imparable. No solo por ser un caramelito caraqueño de 22 años con una jugosa anatomía que da mucho juego, sino por padecer de una adicción anal que encaja como un guante en estudios como Tushy. Si hace pocas semanas la venezolana entregó su cuerpo sin mácula al poder negro de Blacked, ahora abre su ano sin despeinarse con una de las pollas más conocidas del sector; la del actor Christian Clay. Ante semejante despliegue de medios físicos, no nos extraña que Agatha sea uno de los máximos referentes actuales de emperatrices latinoamericanas asentadas en Estados Unidos, desbancando a bellezas como Ginebra Bellucci y adelantando a Ariana Van X.