in

Amanda Nicole, la falsificación pornográfica más vulgar de Scarlett Johansson

La debutante Amanda Nicole (25 años, Las Vegas) es el enésimo clon que sigue la estela de aquella tendencia creada hace unos años que inició la hiperoperada muñeca de plástico Nicolette Shea. Ya sabéis, una de esas reputadas Instagrammers eróticas con 5 millones de seguidores que no se pueden resistir a un suculento soborno para hacer un trasvase al porno profesional, sucia jugarreta de las productoras pornográficas americanas para ver si muerden el anzuelo las modelos despistadas de la cantera de Instagram (así picaron Moriah Mills y Madison Morgan). En este caso ha sido Brazzers (Day With A Pornstar) quien se ha llevado el gato al agua, o mejor dicho, a esta Playmate con base en Onlyfans y autodenominada princesa irlandesa que, cegada por su ambición desmedida, ha hecho un pacto con el diablo (y con el cirujano) para ponerse el rostro de Scarlett Johanson.

Lo cierto es que no es la primera vez que nos encontramos de morros con una starlette que tiene un asombroso parecido con la actriz de Hollywood (ver aquí a Sky Pierce). Sin embargo, Amanda Nicole es de lejos el plagio más vulgar y sexualizado de la protagonista que dio vida al personaje de Viuda Negra en «Los Vengadores». Eso sí, la inversión estética en voluptuosidad de la modelo erótica (sus caderas pronunciadas son una pasada) le permite granar tranquilamente más de 500.000$ dólares al año. Casi nada.

El pasado y anterior vida de esta falsificación ordinaria llena de silicona se gestó siendo una excamarera en un restaurante de comida rápida donde servían hamburguesas (McDonald’s). Ante semejante percal invirtió lo poco que ganaba en mejorar su físico, y de ahí a conseguir popularidad en las redes sociales a base de publicar imágenes eróticas y amasar una legión de pervertidos que babeaban y adoraban con devoción sus tetas operadas (5 millones de seguidores en Instagram y subiendo).