in

Amber Alena, otra tetona de la silicona

En la Bobpedia afirman con rotundidad que la pornostar y camgirl Amber Alena empezó colocándose unos implantes mamarios de 1500 cc para más tarde subir de kilaje y meterse entre pecho y espalda (literalmente) 2400 cc. Un tamaño de busto gigantesco que le garantiza meterte de lleno en el nicho de las tetonas y competir directamente contra estrellas de la talla de Sybil Stallone, Nicolette Shea o Danielle Derek. Aun así las habilidades de Amber no se limitan a inflarse los pechos como un globo, estamos ante una señorita aquejada por la vomerofilia, una práctica que consiste en obtener placer sexual vomitando durante las felaciones. Una parafilia sexual escatológica de la que se ha aprovechado el salvaje de Bryan Gozzling en su Hookup Hotshot. Atentos al minuto 38 cuando la starlet resurgita lo que ha comido durante el día (parecen espaguetis o algún tipo de pasta).