Anónima, la madura que no quiere dar su nombre

Suelo echar un vistazo a productoras como MomPOV para descubrir aspirantes anónimas a pornostars que se les ha pasado el arroz y deben resignarse a realizar escenas semi amateurs sin ninguna trascendencia. Sabemos que su porno es distinto al convencional, ideal para que las damas prueben una o dos escenas y desaparezcan, más espontáneo y menos guionizado, dejando a las señoras desenvolverse frente a la cámara como ellas gusten. Aunque no sean profesionales si que son experimentadas en asuntos de cerdería fina y de vez en cuando te puedes encontrar en su catálogo algún diamante en bruto como la madurita del siguiente vídeo. Según las notas es madre cuarentona soltera con un hijo, se masturba todos los días bajo la ducha y se tiró a un camarero en los baños de la cadena de restaurantes norteamericana Olive Garden. Normal que con ese historial no haya querido dar el nombre, menuda guarra.