in

Chica árabe anónima se apunta a un casting porno interracial

La mayoría de las pornostar se hacen de rogar cuando les toca el turno de realizar la primera escena interracial de sus carreras. Guardan un respeto, a la par que temor, por esos rabos sobrados de centímetros. Misteriosamente, no sucede el mismo hecho con esta pequeña chica árabe que se presenta voluntaria a estas producciones multiétnicas que suelen colarnos los de Net Girl. Posiblemente influida por esta nueva ola de pornografía que incluye a mujeres de Oriente Medio para darle un toque de morbo extra. Con un look similar al de una atleta (su físico está definido y presenta un cuerpo bastante delgado) acepta la propuestas de ensartarse la polla más larga que ha visto en toda su vida. Rodada en dos tomas superpuestas y simétricas para que veas la expresión de su rostro a la vez que como es penetrada.