in

Blake Blossom, el ejemplo de joven esposa desatendida

Seamos francos, el estilo pornográfico de Blake Blossom no brilla por su atrevimiento sexual. De hecho, la muñeca rubia de Arizona no se ha estrenado analmente y apenas rueda cosas transgresoras o arriesgadas para la integridad de su físico (como mucho algún interracial en Blacked). Eso sí, lo que le falta de actitud comprometida lo sustituye con sus imponentes tetas naturales, su sonrisa permanente y sus caderas hiper curvilíneas. De esta manera, el monográfico «My Young Hotwife Vol. 2» (New Sensations) adopta su política sexual y le permite refugiarse en las sombras del porno de infidelidades. Un lugar donde el desempeño en la cama pasa a un segundo plano y el coqueteo inmoral con amas de casa aburridas y esposas desatendidas son las riendas de la escena.