in

Blake Blossom cae en las garras del sexo como chantaje

A pesar de que la carrera pornográfica de Blake Blossom está huérfana de escenas de sexo anal, no le podemos reprochar falta de implicación en el oficio. La hemos visto ennegrecida por los sets de Dark X junto a Jax Slayher, dejándose la piel en cada rodaje de Vixen y Blacked, de viajera clandestina en la furgoneta cachonda de BangBus, así como con un insaciable hambre sexual por el estudio predilecto de Mason: Hard X. No obstante, todavía no habíamos comprobado la valía de esta diosa sideral a su paso por Shoplyfter, donde la starlet de inapelable contundencia anatómica y excepcional busto natural —sus tetas son una locura para los sentidos masculinos— multiplica su morbo gracias a la parafernalia tabú del sexo como chantaje. La novata Percy Sires como si no existiera.