in

Buscando carne asiática callejera barata y de calidad

Nuestros amigos europeos de Czech Streets y su apuesta europea de asaltar chicas callejeras para conseguir sexo mediante argucias no son tan innovadores como parecen. Su estilo pornográfico de pilladas en la calle —una de las variedades más consumidas— está directamente inspirado de otro estudio mucho más antiguo que lleva causando estragos desde 1999. Se trata de una exótica productora de adultos llamada «Asian Street Meat» que ha establecido su base de operaciones en el continente asiático y que entre sus tropelías sexuales se dedica a exhibir actos lúbricos de jovencísimas filipinas con ojos de gata, taiwanesas, vietnamitas, tailandesas, chinas… la mayoría de ellas prostitutas callejeras reales con perturbador aspecto de adolescente a las que el aliento les huele todavía al semen de su último cliente.