in

El mayor desafío oral de la mexicana Carolina Cortez

Hace varios años que la mexicana Carolina Cortez se dejó desprecintar su ano en los estudios de Hard X y PervCity. Sin embargo, no ha vuelto a abrir la puerta de su retaguardia en su fugaz carrera (42 escenas en 5 años). Sea como sea, su incesante empeño de sobresalir en la industria yanki no cesa ni por un instante. Lo decimos porque recientemente la latina culona, de ascendencia nativa americana, ha renegado del potencial anclado en su tren inferior y ha puesto su boca al servicio de Throated. Una tesitura que la sitúa en la cuerda floja, puesto que las mamadas asfixiantes no son su punto fuerte. Estamos ante el mayor desafío oral de su filmografía y el punto de inflexión decisivo para saber si puede trascender la jerarquía de los culos estratosféricos y grasientas nalgas flácidas.