in

El castigo sexual ideal para un gamer adicto

La siguiente escena porno de Brazzers está especialmente indicada para madrastras cuyos hijastros son unos viciosos gamers que se pasan el día jugando a videojuegos. Si quieren que su adicto hijo suelte el teclado y deje de mirar la pantalla del ordenador lo único que deben hacer castigarle sexualmente para que su instinto masculino haga el resto de trabajo. Nada mejor que acercarle la cara al coño para despertar al hombre que hay en él. Cathy Heaven lo hace estupendamente con su hijastro Danny Dong, del cual descubre su oculto secreto que había guardado hasta ahora, una polla de dos palmos tremendamente desperdiciada mientras jugaba a shooters y MMorpg. A partir de ahora, será ella quien use esa polla grande como joystick en su juego sexual, con vidas infinitas y sin chetos ni trucos de hacker sucio.