Vídeos XXX de: corridas femeninas

Corridas femeninas

Corridas femeninas

Que las mujeres sepan realizar corridas femeninas (squirtings o squirt) en los vídeos porno no se aprende en unos días. El arte de eyacular fluido de sus vaginas cuando tienen un orgasmo lleva su tiempo.

El arte de las corridas femeninas (squirts) es un poco más complejo. En cuanto lo dominas te aseguramos que si sabes hacerlo serás una buena amante. El termino eyaculación femenina significa que el orgasmo de la chica expulsa mucho líquido por la vagina, se corren de gusto por el chocho.

Para que una mujer pueda hacer una corrida hay que llegar al orgasmo femenino. Estas corridas de chicas implican que la lengua del hombre o dedos se encuentren lo más profundo posible para estimular adecuadamente su clítoris. El resultado en los vídeos porno es ese jugo vaginal escurrido por la chica al momento del llegar al orgasmo.

Eyaculaciones femenina

No todos los hombres son capaces de ocasionar este tipo de corridas femeninas. Casi siempre la mayoría de los actores porno y experimentados son quienes pueden realizar estas técnicas y masajes en la zona vaginal para lograr la eyaculación femenina.

En varios casos se puede presentar una dificultad en poder meter la lengua lo suficiente dentro del coño. No todos somos iguales y muchos pueden no tener las características suficientes para lograr el éxtasis de la mujer. La lengua, el largo y grosor de la misma, importa para realizar una penetración lingual lo suficientemente satisfactoria para causar furor en la mujer.

Squirtings o corridas femeninas

El término “squirting” o ‘Squirt‘ es de uso bastante reciente en el mundo de los videos pornográficos. Para tiempos anteriores las palabras utilizadas al momento de follar eran totalmente diferentes. Con la innovación del porno llegaron al sexo nuevos términos y técnicas sexuales. Entre estas nuevas terminologías sexuales están la palabra squirting o corridas femeninas.

Significa una mujer expulsando por su vagina una eyaculación, un chorro de fluido vaginal. Es similar a un gel lubricante líquido que emana como una fuente vaginal. Mucho más abundante que la de los hombres y más caliente, aunque no tan viscoso como el semen.