Cory Chase, la madurita de morbo pasivo

Con el morbo y el sexo explícito sucede lo mismo que con la pluma y la espada, que al final siempre gana la pluma. Personalmente prefiero el poder seductor de sugerir algo en lugar de mostrar una follada bestial sin cuartel. Porque no hay nada mejor que adentrarte en la psique de los pornófilos para despertar deseos subyacentes y ocultos. Un reclamo poderoso y un aliado valiosísimo en escenas tabú donde las relaciones paternofiliales tengan todo el peso argumentativo. Vídeos donde el leitimov no recaiga en el sexo per se, sino en la posibilidad de suceder. Igual de importantes deben de ser las interpretaciones; verosímiles como las de Vanessa Cage cuando recibe una copiosa corrida en las tetas y, auténticas, como el papel de madurita pasiva que tiene Cory Chase, una madre que sueña plácidamente sin que el ajetreo sexual la despierte.