in ,

Seduciendo a desconocidas que hacen pajas en lugares públicos

Cuando publicamos nuestro artículo sobre el fetichismo del «flashing» lo hicimos convencidos de que el poder erótico de este fetiche recaía íntegramente en el público masculino. De un montón de salidos con gabardina que hacían exhibicionismo público con la esperanza de que alguna mujer accediera a tocarles, cuando en realidad la mayoría salen corriendo horrorizadas ante tal estampa. No obstante en la comunidad de pajilleros siempre hay avispados sinvergüenzas que se dedican a enseñar sus pollas a señoritas de la calle y consiguen que alguna mire de reojo disimuladamente. Les despiertan su deseo sexual.

Lo que vamos a ver a continuación son varios vídeos del todo sorprendentes porque sucede lo imposible: que chicas amateurs y desconocidas terminen haciendo pajas a los exhibicionistas. Lo que estas pobres brujas no saben, es que masturbar en público les saldrá caro cuando se enteren de que estos encuentros furtivos han sido grabados para subirlos a PornHub y derivados.