in

El cosplay prolapsado de Dismoralica, última frontera del «rosebud»

Su aterrador nombre de guerra —un demonio en la mitología judía— nos evoca a las profundidades infernales, y en cierta medida es un apodo ideal para representar el tipo de pornografía al que está suscrita. Y es que Dismoralica es una reputada camgirl que se ha especializado en el noble arte del extremismo anal, el de los prolapsos hasta el infinito y la variante más florida de todo este asunto: el rosebud, el enemigo más radical de la salud rectal de las webcamers. Toda una institución en este tipo de aventuras no aptas para todos los estómagos.

Posiblemente estemos ante una de las mayores revelaciones de PornHub en esta última frontera donde el cuerpo humano ya no da más de sí. Solo hay que ver por uno mismo como se saca una parte del recto por el ano (tranquilos, acto y seguido vuelve a introducírselo de nuevo en su sitio) para darse cuenta de que el encanta ‘destruir’ su culo con este tipo de parafilias en las que lo más light es un fisting anal. Y además, rematando la faena con toneladas visuales de cosplay, anime y estética de videojuego corrompido. Sin ir más lejos, su versión ‘mucama’ (sirvientas japonesas) del videojuego Nier Automata es una de las más conseguidas del susodicho nicho de los disfraces eróticos.