in

La tatuada canadiense Eden Ivy: anales extremos en el paraíso

A la pornostar canadiense Eden Ivy (Quebec, 1999) la conocimos por primera vez en el fantástico monográfico de Evil Angel «DP Devils» —la magnum opus de Proxy Paige en lo concerniente a la doble penetración— y pasamos de largo porque forma parte de la epidemia de starlets que se tatúan al extremo arruinando sus cuerpos. No obstante, toda norma tiene su excepción y, si bien sus horribles tatuajes arruinan parte de su belleza, su nivel de cerdez, que llega a opacar a sus compañeras de reparto, es el contrapunto en su balanza que hace que nos inclinemos a su favor.

Así que nos vamos a empapar del hermoso arte corporal de esta estrellas porno hardcore que en solo un año ya hace prácticamente todo lo imaginable en el porno y es capaz de follar con 10 tíos y hasta dejarse mear por sus compañeros. Para ella los rodajes en sitios como Brazzers o Reality Kings solo son un mero entrenamiento y por eso prefiere pasearse por canales privados de PornHub (Porn Force, Rick Hard, Harry Gloom…) desde donde da pábulo a su muy capaz culo hambriento.

Y es que a lo largo de su trayectoria, debutó durante el pandémico 2020, en su mayoría rodó escenas anales de alta intensidad en Praga para los estudios de Anal Vids y Angelo Goldshack (picaderos oficiales de Legal Porno), aunque recientemente comenzó a rodar escenas para otros sellos como Reality kings, Bangbros, Jacquieetmichel TV y la citada ‘Ángel Malvado’.