in

El despliegue sexual de Carla Nieto en «Trash» (2009)

Carla Nieto se dio a conocer en el mundillo del corazón por el fugaz romance que tuvo con el odiado presentador Risto Mejide. No obstante, la actriz catalana salió airosa de aquella relación y se ha prodigado con éxito en la pequeña pantalla gracias a papeles televisivos como el de Nuka («Cuéntame Cómo Pasó») o la sexy y provocativa diablesa que interpretó en la serie de tintes sobrenaturales «Angel o Demonio». De esta manera la actriz gerundense se incorporó a la popular serie de TVE para ser la novia de Carlos Alcántara (Ricardo Gómez), una fotógrafa que vivía la vida con toda la sexualidad que le aportaba el movimiento cultural de la movida madrileña.

Follando en «Trash» (2009)

Pero para conocer las raíces profesionales de la actriz española —saber de dónde ha sacado esas tablas para revestir de sexualidad sus personajes— hay que remontarse al año 2009 en la película catalana «Trash». Un film cuyas atrevidas escenas eróticas pusieron los cimientos para que Carla siguiera expandiendo su sexualidad delante de las cámaras.

Y es que el largometraje coprotagonizado junto a Judith Uriach tiene secuencias de sexo explícitas de alto voltaje. Más que sexo son auténticas folladas extenuantes, con tirones de pelo y revolcones por el suelo. No en vano, el cuerpo de Carla Nieto (interpreta a una rockera adicta a las drogas y al coito), desprovisto de cualquier prenda de ropa y con las tetas al aire, saltó a la fama en Cataluña justamente por el poderío de su gran carga sexual.

Desnuda en «Cuéntame» (2015)

Portadas de revistas eróticas

Ante semejante despliegue sexual de Carla Nieto las revistas del sector erótico nacional comenzaron a rifársela. Ser rubia con ojos verdes y tener un físico voluptuoso se puede aprovechar muy bien por una mujer inteligente. Algo que a Carla le sobra, de ahí que haya posado semidesnuda en sesiones fotográficas de la revista MAN (2008) y FHM (2013), portadas sexys en ropa interior que muchos todavía recordarán de aquellos años.

Pero que no os engañe la fuerza de sus papeles. En la vida real es una mujer de los pies a la cabeza. Apasionada de los caballos en sus ratos libres, con un gran talento para la interpretación hasta el punto de haber sido nominada como mejor actriz de reparto en los Premios Goya («Lope» (2010)) y con un hijo de su marido el actor mexicano Leonardo Ortizgris.