La pasión oral de Eliza Ibarra

Todavía no la habíamos presentado en sociedad porque estábamos esperando el momento oportuno (un vídeo en el que brille con luz propia). Hablamos de Eliza Ibarra, una novata veinteañera con un prometedor futuro a juzgar por sus cualidades felatorias que ya lleva varios meses deambulando por esta feria de la carne. Fue en el estudio Throathed donde se lució bien a gusto con un talento innato para las mamadas pringosas. De hecho grabó dos escenas en esa misma casa donde dejó bien claro que en aptitudes orales no le gana nadie. Puede que no destaque en el terreno de lo físico, pero se ha postulado como una tragasables de primera, una boquita piñón sin fondo que le ha valido la ovación del sector y que por el momento no hay centímetro de carne que se le resista dentro de la boca.