in

El demonio dentro de Gina Valentina

Últimamente el nombre de Gina Valentina ha caído en desuso frente a la nueva avalancha de starlets que con solo fruncir el ceño pueden producir orgasmos masculinos. Puede que la culpa de que la pequeña brasileña esté abandonado en el panorama cinéfilo de las tres X sea su reciente debut en el mundo de la música al haber protagonizado un videoclip como cantante principal (muy al estilo de compañeras suyas como Kagney Linn Karter o Carter Cruise). Aun así su innegable talento en el porno nos hace imposible olvidarnos de cómo se convierte en un animal exótico cuando los focos se encienden y suena la claqueta. Para muestra este fogoso y apasionado encuentro donde Gina se convierte en la reina de las tinieblas, una diablesa que desde su trono imparte justicia sexual a un Small Hands estupefacto ante el derroche de sexualidad de la carioca.