El gusto sexual por las prostitutas viejas y feas

La gerontofilia es una parafilia sexual en la que el afectado siente una gran atracción sexual por mujeres mayores. No hablamos de maduritas de buen ver de 40 y 50 años, sino de auténticas carcamales con pellejo, viejas arrugadas con la tripa hundida y las tetas por las rodillas. Esto mismo es lo que padecen los propietarios de estos vídeos colgados en PornHub con el añadido de que su hobby es contratar a prostitutas viejas y feas (algunas con perniciosas adicciones a juzgar por su nivel de demacrado) para que le hagan mamadas de 30$ (es el precio que pone en los títulos). Al menos tiene la decencia de no seleccionar a mujeres de avanzada edad puesto que todavía conservan la dentadura para hacer buenas felaciones. No es necesario poner la bolsa de Mercadona en la cabeza y hacer el agujero en el plástico.