in

Hime Marie, cara a cara con Ryan Madison

Cualquier avezado pornlólogo se percata que en el conglomerado del matrimonio Madison (Teenfidelity, Pornfidelity, etc) las pornostars suelen ir colocadas de cocaína, alcohol, o simplemente analgésicos musculares. Y es algo entendible sabiendo de antemano que tienen que soportar las brutales embestidas del perverso Ryan Madison. Por suerte, a Hime Marie no le hizo falta atiborrarse a pastillas porque tiene el overclocking hecho de fábrica. Ser víctima de los excesos del actor solo es una muesca más en su prudente físico. Un cuerpo que, aunque desprovisto de curvas, no tiene remilgos a la hora de dejarse penetrar, como ya lo demostró con creces en Legal Porno. En esta ocasión no habrá prospección rectal, más bien será la valiente actitud de su garganta la que resista los respectivos guanteletes del libertinaje de TeenFidelity.