in

La obsesión culera de Jada Stevens

Hace unas pocas semanas la tremebunda Jada Stevens lanzaba al mercado pornográfico su debut como directora, «Jada’s Big Booty Obsession», para el vanguardista estudio Jules Jordan, que tiene en nómina su despampanante pandero. Por lo visto, la culona de Georgia quiere plasmar su inabarcable legado —13 años avalan su trayectoria— en una cinta protagonizada por varias de las mejores pornostars culonas del panorama actual: Gizelle Blanco, Joslyn James, Rose Monroe y ella misma. Una magistral forma de exponer toda la experiencia que la buttwoman ha ido absorbiendo por su esfínter, nunca mejor dicho. Sin duda, un acontecimiento histórico y posiblemente el comienzo de una saga especializada en grandes monumentos traseros con forma de melocotón gigante.