mascota web

Jovencita y delgada, qué más se puede pedir

Jóvencita y delgada, qué más se puede pedir. Este es el único deseo de todo hombre casado con una esposa de varios años que ya se la ha follado por todas partes y está cansado de ella. Con el paso de los años las mujeres tienden a engordar y su físico cambia para mal. Por suerte muchos hombres pueden elegir follarse a mujéres jóvenes y delgadas, la delicia de todo sibarita del sexo. Y es que por mucho que digan que la carne es atractiva, a las focas y ballenas no les gusta a nadie. Por eso el hombre del video manda a la mujer a la calle y la sustituye por una mucho más jóven y delgada, porque de esta forma se folla a gusto y se consigue la felicidad. Si eres un amargado que folla con gordas nunca serás feliz, comprobado.