in

Kali Roses y su mirada felatoria

Cuando uno observa la evolución de la pornostar Kali Roses, es cuando se da cuenta de que no es una rubia cualquiera en la industria del triple X. Su rendimiento delante del objetivo ha crecido exponencialmente desde el 2016, a partir del dispendio orgiástico que protagonizó en el estudio interracial de Blacked, donde se enfrentó seis afrosementales rabudos. Por no hablar de la sensación que nos produce al saber que todavía tiene un potencial oculto que desatar. Estamos ante una rubia cañón que, aunque no posea un par de lo mas voluminoso, su elegante belleza y simpatía hace el resto del trabajo para encandilar al espectador. De ahí que su as en la manga sea claramente su potente mirada felatoria (dícese de la expresión facial cuando se succionan pollas), que ha utilizado en su primera blowbang para un estudio de presupuesto medio como es HussiePass. Una mirada que logra conectar sensorialmente con el público.