in

Katherina, una imborrable diosa africana que masajea penes

Las cuidadísima producciones del estudio de morro fino Hegre-Art son conocidas por elevar al máximo exponente erótico el amplio catálogo de señoritas allí presentes. La última adquisición de esta plantilla de esculturales modelos eróticas de todas las tallas y colores, formas y tamaños, se hace llamar Katherina y es una desconcertante belleza de origen africano que representa la más absoluta perfección física femenina de aquel continente. Una fascinante diosa de ébano de pecho proverbial e imborrable presencia que, aunque oculte su cara, se le intuye uno de esos rostros angelicales que ponen la guinda a una experiencia sexual perfecta.

Hace pocos días esta sensual escultura de chocolate de movimientos felinos se puso a masajear un pene con la excelencia más absoluta. Una forma totalmente distinta de rodar lo que vulgarmente se conoce como un pajote para crear una pieza pornográfica que entra por la puerta grande en el refinado arte pornográfico de los masajes.