in

Katie Kush no es demasiado joven para el sexo anal

Katie Kush comenzó su periplo pornográfico poniéndose en la piel de la sempiterna colegiala con gafas con aspecto de modosita —ritual de iniciación eficaz donde los haya— y ha ido escalando poco a poco hasta alcanzar el corazón de la bestia, o lo que es lo mismo, pisando el set de Evil Angel para estar en el elenco de «Not Too Young For Anal #02». Lo decimos porque ha sido en ese plató de grabación el lugar donde ha protagonizado su 2ª penetración anal en su carrera (la primera fue en Brazzers), dejando claro que tiene intención de involucrar su retaguardia, con acrobacias elásticas de por medio, por encima de su resplandeciente presencia juvenil. Una regla práctica, ancestral e inquebrantable en el negocio de las tres equis que siempre da muy buenos resultados.