in

Inclemencias sexuales sobre las gafas de Katie Kush

Nuestra querida pizpireta Katie Kush —aquella pornostar millennial que no se quitaba las gafas ni para follar— ha ascendido de rango en el escalafón de las inclemencias sexuales al haberse presentado ante las puertas del abismo que es Hookup Hootshot. Se lo ha tomado con calma subiendo peldaños a su ritmo, pasando del sexo pausado incestuoso (con esos anteojos siempre se nos antoja la hermana pequeña) de compañías como «My Family Pies» hasta llegar a los aposentos del bronco Bryan Gozzling. Esto sería una mera anécdota a pie de página si estuviéramos hablando de veteranas curtidas en mil batallas, pero no de una angelina que acaba de cumplir 19 primaveras que todavía tiene el coño bastante verde. Por cierto, en esta ocasión hay recompensa para los fetichistas del final feliz salpicado sobre las gafas.