in

Kenzie Madison entrena su cuerpo en Blacked

Pasito a pasito y sin hacer mucho ruido la novata Kenzie Madison se ha posicionado en la industria yanki como uno de los mejores culos existentes del 2020 y aunque todavía no le haya dado mucho uso —la mayoría de sus colaboraciones no se han centrado en su proverbial anatomía nalgar— estamos seguros que algún estudio no tardará en grabar un monográfico que tenga como protagonistas a sus fantásticas par de nalgas. De momento acaba de participar en una escena para Blacked, una parcela interracial donde la espléndida starlet reconduce su sexualidad hacia los derroteros más comerciales, con Jax Slayher y Pressure. Atentos a ciertas perspectivas y ángulos de cámara que nos dejan vislumbrar el tesoro que aguarda en su tren inferior, un trasero que parece haber sido diseñado en otro universo.