in

La adulteración estética de Kiara Lord

La carrera pornográfica de la húngara Kiara Lord —bendita cantera inagotable de starlets del Este que ha sido Hungría— dio un giro de 180 grados cuando decidió abrirse la retaguardia frente a Pierre Woodman, un anal que marcó la culminación de su carrera. Desde entonces la starlet ha ido transformándose físicamente y cayendo en un círculo vicioso de cirugías e implantes de silicona que, irremediablemente, han matado su cuerpo natural. Atrás quedan su carita de ángel y gentiles senos obrados por la madre naturaleza, que han sido reabastecidos por material artificial. Tan adulterado como las indecentes propuestas de Public Agent, que continúan armados con una billetera llena de efectivo para engatusar a chicas que harán cualquier cosa para conseguir el trabajo de sus sueños.