in

El regreso de la perfecta Kylie Page, en primera persona

Durante sus más de 6 años de correrías sexuales en la industria americana, fuimos incapaces de encontrarle un solo defecto físico por ser sencillamente una belleza sin parangón. Una pornostar rubia adolescente —tenía 19 años cuando debutó en el ñogo ñogo— tan radiante y natural que su mera presencia ya justificaba ver cualquier escena. Al menos, hasta que dejó de estar en la crème de la crème, justo después de dar el salto cualitativo a las órdenes de Greg Lansky (el fundador de Vixen Media group), y se la tragó la tierra… hasta ahora! Y es que ha sido la productora Mr Lucky POV quien ha sacado a la nativa americana de su pueblo en Oklahoma para poner, otra vez, su inolvidable cuerpazo sobre el mapamundi pornográfico.

Puede que siga sin dar visos a estrenarse analmente, pero las cuotas tan elevadas de perfección que alcanza cuando es filmada en planos cortos hace que le perdonemos cualquier veto que aplique sobre su propio cuerpo.