in

Kylie Quinn, una hermana real dentro y fuera del porno

Pese a que la canadiense Kylie Quinn debutó en la industria de adultos auspiciada por el hecho de estar emparentada por línea directa con la también pornostar Kacey Quinn (son hermanas de sangre), no podemos afirmar que haya seguido una trayectoria meteórica. 92 escenas en cinco años es un ritmo bajísimo para una starlet con parentesco dentro el mundillo pornográfico americano, más todavía sabiendo el plus que le da el morbo perverso del incesto. Sea como sea, la carrera que se ha labrado Kylie ha estado sumergida desde sus inicios en escenas de tintes incestuosos gracias a su look de eterna jovencitas con limitados recursos sexuales.

Alejada de la parafernalia de las grandes producciones y siguiendo la línea de productoras expertas en parentescos adoptivos como Sis Loves Me, Step Siblings Caught, Team Skeet y Nubiles Porn. Sitios donde sus exiguos pechos, cuerpo prudente de curvas, carita de niña buena y mirada traviesa fueron el punto fuerte de su propuesta.