in ,

La leyenda del porno Silvia Saint

Para los pajilleros más jóvenes su nombre no os sonará a nada, pero hubo una época donde Silvia Saint era sinónimo de excelencia en esto de las cintas porno VHS. Apenas había surgido internet, y era la época de las películas de Canal +, momento cumbre de toda una generación que se amontonaba delante del televisor para ver tetas y coños cuando sus padres dormían. Silvia no solo era una starlet checa más, era una diva inalcanzable para los hombres mortales, de una clase superlativa a todo lo visto anteriormente en la industria de adultos.

La rubia platino era una sílfide, su cuerpo era perfecto y sin necesidad de retoques plásticos. No tenía precio verla chupar una polla mientras le caía el semen por la barbilla y miraba a cámara sonriente. Esta princesa de la productora porno Private rodó mucho cine X (ahora llamado porno vintage o retro) a lo largo de su vida.