in

Los abusos sexuales de Lilly Hall en USA

A pesar de que nunca entraría en ninguna lista TOP de mejores latinas estadounidenses, Lilly Hall no ha parado de agregar más y más prácticas sexuales a su currículum desde que entrara en este arduo oficio en el 2012, siendo su punto de inflexión un espectacular DAP (doble penetración anal) en casa de Giorgio Grandi en el verano de 2018 —el director más polémico de Legal Porno—. Pero no hemos venido a publicar sus trabajos más analíticos y acrobáticos, sino más bien a explorar sus colaboraciones con ese pequeño escaparate del género de los abusos fingidos que es ShopLyfter. La de Miami expone con total maestría el martirio con el que tienen que vivir las inmigrantes ilegales que se enfrentan diariamente a abusos sexuales. Actuaciones que no tienen desperdicio alguno y que ponen la nota del morbo por las nubes.