in

Liz Jordan pisa el acelerador con su primer anal

La entrada al circuito pornográfico de la incipiente Liz Jordan ha hecho correr ríos de tinta y semen en el panorama pornero. Si hace escasos días quedábamos fascinados con el encanto fresco de la novata, ahora su espontaneidad sexual ha hecho acto de presencia en la condecorada productora Tushy para descorcharse por primera vez su retaguardia. Un primer anal muy revelador que nos deja entrever que será la próxima gran novedad en el mercado de la carne —el estudio solo posa sus garras sobre las jovencitas que se les augura un futuro prometedor— y visita obligada para los amantes de las debutantes advenedizas. De ahí la celeridad apostada por este nuevo prospecto empapado de pasión genuina que te atraviesa el corazón cual cupido con flecha envenenada.