mascota web

Maduras pajeras no quieren dejar el porno

Pasados los 50 años las mujeres prefieren hacer pajas antes que desnudarse y mostrar sus vergüenzas caídas. No es el caso de Sally d’ AngeloLeah LAmour, dos de las pornostars más viejas y con más años de la industria del porno. Ellas lo hacen por vicio y porque saben que todavía ponen las pollas muy duras con sus hiper hinchadas tetas. La escena pertenece a un lugar de las entrañas del porno, un sitio destinado para estrellas que han perdido la fama y starlets que buscan una oportunidad. A esta pareja de maduritas viejas todavía les queda cuerda para rato y ahora andan metidas en una especie de categoría porno generacional donde pajean a hombres que perfectamente pueden tener 30 años menos. Es casi como si te hiciera una paja una abuela a la que no le importa la edad, metiéndose silicona a cada año que cumple para seguir follando en el porno.