in

Mariska X, la empresaria belga-brasileña del porno que triunfa en Europa

Detrás del enigmático nombre de Mariska X se esconde una pornostar que representa fielmente el estereotipo de todo lo que tendría que tener una actriz. Sus 44 años y su exótica denominación de origen belga-brasileña la sitúan como una minoría selecta multipremiada de la industria de adultos. De hecho, acaba de ganar el galardón a la «Mejor Actriz Internacional» en la tradicional ceremonia de los Premios Venus Berlín 2022, los galardones pornográficos de Alemania. Y es que desde el 2012 la señora Mariska aprovechó su doble nacionalidad para hacer de Europa su base de operaciones para explotar su talento y absorber las vivencias sexuales que otorga el viejo continente hasta tener la suficiente experiencia para fundar su propio sello pornográfico: «MariskaX Productions».

Sin embargo, su autosuficiente productora, donde suelen trabajar la mercancía nacional de Bélgica y Brasil, no es suficiente para saciar su voracidad sexual. Por eso, de vez en cuando echa una canita al aire por compañías como Marc Dorcel, Brazzers, Killergram o Colmax. Está claro que se casa con nadie y su polivalencia le permite tomar las riendas de su vida para hacer lo que quiere. La última noticia que tenemos de la pionera empresaria es que abrió un canal de Pornhub desde donde subía su propio material semiamateur. Para que luego digan que no se puede conseguir una carrera profesional trufada de éxitos sin salir del minoritario nicho de las maduritas.