in

Mati Khalifa, la hermana pequeña de Mia Khalifa, es camgirl en Onlyfans

Como muchos todavía recuerdan, la famosa (y odiosa) expornostar libanesa Mia Khalifa dejó la industria de adultos por culpa de las amenazas de extremistas religiosos de Oriente Medio. Una polémica que la elevó a estatus de leyenda y la convirtió, en tiempo récord, en la actriz porno más buscada de Google (a nivel mundial). De ahí que su fama perdure hasta nuestros días y siga siendo una celebridad en el ranking de PornHub. Ahora, y para sorpresa de muchos pornófagos, su hermana pequeña Mati Khalifa está recogiendo los frutos de su popularidad, como si la pornografía viniera de sangre y se compartiera al nacer.

Pero vayamos al grano. Mari Khalifa tiene 19 años y ha arrasado de la noche a la mañana por ser una de las pocas camgirls libanesas con cuenta guarra de Onlyfans. Lo que se dice una celebridad por herencia entre hermanas —el parecido familiar es innegable— que además tiene una belleza muy parecida a la de la actriz de Hollywood Gal Gadot. Por lo visto, Mati estaba esperando alcanzar la mayoría de edad para seguir los pasos de su hermana mayor y ganarse la vida desnudándose y masturbándose bajo el amor al arte de la cámara.

Una buena forma de aprovechar la fama del apellido Khalifa, aunque muchos usuarios de la plataforma amateur erótica cuestionan el parentesco y hasta que no se haga una prueba de ADN desconfían de que verdaderamente sea la hermana real de Mia Khalifa. Eso sí, a pesar de que muchos duden de su relación familiar, su material exclusivo se vende a buen precio (200$ un vídeo personalizado, aunque la suscripción mensual es gratuita) y las cifras de su canal son apabullantes: 2 millones de seguidores y decenas de miles de «Me Gusta».

Por suerte, en JaqueMateAteos hemos filtrado fotos de sus desnudos y vídeos masturbatorios de esta estrella en ciernes gracias a algunos clientes leales en su página de OnlyFans. Así que mientras esperamos que alguna productora pornográfica le lance el anzuelo para ser atrapada en el sexo filmado, nos tenemos que conformar con su sensualidad en un tono menor y las imágenes que va esparciendo por sus redes sociales. Obsequios softcore que suelen utilizar las modelos de webcam para multiplicar su base de fanáticos seguidores. Como reclamo es de una eficacia total que nos pone los dientes largos.