mascota web

Mea Melone prueba una dieta de mamadas

Creo que fue el sexólogo Alfred C. Kinsey quien dijo que la mayor atracción sexual de una mujer subyace en desear hacer una mamada. En el porno se han apresurado en adaptar estas teorías sexuales evolucionistas y han ido un paso más allá al tragarse el semen. Lo curioso del asunto es que ahora la sexología da una explicación a esta práctica de ingesta de esperma. Según se comenta, a las chicas les gusta dar sexo oral porque al engullir el semen se familiarizan con ese ADN. Ahora falta que los nutricionistas se pongan de acuerdo para incluir la simiente masculina como alimento a tomar. De esta forma las felaciones podrían jugar un papel primordial tanto en el sexo como en la alimentación, y las dietas de mamadas serían la auténtica salud.

Se me ha olvidado decir que la una de las morenas protagonistas de esta escena a remojo en la piscina de la web ‘Only Blowjob‘ (perteneciente al emporio de DDF Networks) es Mea Melone. Espero que le aproveche la felación y que le sirva como dieta.