in

Megan Holly: la malicia de los brackets

Cuando mencionamos a la pizpireta Piper Perri siempre lo hacemos considerándola como la cabeza visible de aquella invasión de jovencitas de complexión pequeña, cuerpos quebradizos y aspecto adorable postadolescente que tuvo lugar a principios del 2014. El caso es que este pasado verano aterrizó en la industria una de estas chicas de mirada inocente que, si bien posee una estética no tan de colegiala y con un físico con más centímetros y kilos que la miniteen de Pennsylvania, también pertenece a esa categoría de chicas pequeñas que llaman la atención por sus hermosas caras virginales. Viene directa de la agencia Motley Models, es originaria de Denver, ha cumplido 19 años y ha grabado un pequeño pack inicial de escenas (Bratty Sis, TeenFidelity, SisLovesMe) con el morbo añadido de llevar unos brackets que desde ciertos ángulos le dan cierta perversidad sexualidad.