in

Las primeras veces de Natasha Nice

Conocer de la talla de brasier de la francesa Natasha Nice debería ser motivo de alegría para todo pechófilo amante de las ubres femeninas. Por eso he creído necesario sacar a la superficie cualquier primera escena (debut o estreno que traducidos al género significan inauguración de alguno de sus agujeros gabachos) que haya supuesto un punto de inflexión a su admirada carrera pornográfica. Ahora mismo solo me vienen dos a la mente: su debut anal y su primera doble penetración, ambos ejercicios ejecutados en 2016 por la morbosa starlet parisina —o mejor dicho por su ano parisino— en las exclusivas dependencias de Tushy. A pesar de que ha pasado el tiempo la bellísima mujer franca nos sigue pareciendo una de las mejores exponentes europeas para el glamcore y el porno con seducción, no en vano sigue ocupando un puesto privilegiado en el negocio llegando a tener un amplio recorrido internacional.