mascota web

Los pervertidos viajes sexuales de las japonesas

En Japón el feminismo postmoderno ni pincha ni corta en una sociedad patriarcal donde el porno bizarro raro está al servicio de las masas de hikikomoris y otakus del manga. En lo social el tema ha calado tan hondo que para las chicas japonesas es un suplicio y una tortura viajar apretadas en autobuses y metros, ya que suelen ser rozadas intencionadamente por los micro genitales masculinos de sus compañeros de largos trayectos. Si además tenemos en cuenta que en la nación asiática la vergüenza es tan profunda que una mujer es forzada a enmudecer de silencio ante lo que en cualquier ciudad occidental sería una flagrante agresión sexual, tenemos el cóctel perfecto para un tipo de producciones pornográficas que rozan el delito sexual y que dejan bien el nivel de perversión fetichista que hay.