in

Rebel Lynn, a la espera de otra rebelión anal en el porno

A la edad de 18 años, en 2015, Rebel Lynn se puso los tacones, se sujetó la liga al muslo e hizo un viaje a la ciudad de Los Ángeles para comprobar si tenía madera de pornostar. Y vaya que si lo descubrió, rodando más de 130 películas y medio centenar de escenas anales. Actualmente, su carrera profesional esté en dique seco desde el 2020 —el gran Greg Lansky fue el último productor que le dio trabajo en el fichero de Tushy y aledaños— por haberse dado a la fuga hacia nuevas vías de publicación de contenidos exclusivos como son Onlyfans y derivados. Pero aún así, todavía tiene tiempo de regarnos con las mejores gotas de su jardín, que en esta ocasión vienen del estudio Anal4k, en donde su belleza delicada vuelve a ser mancillada analmente en estéreo y con el volumen al máximo.