in

Richelle Ryan no puede controlar su gigantesco culo

Los amantes de los culos con extra de masa han encontrado un auténtico filón de oro en las impresionantes nalgas de Richelle Ryan. La exuberante pornostar de Nueva York es una de esas buttwomans en la franja de las MILFs que pretenden sustituir el paso del tiempo a base de añadir a su voluptuoso físico implantes de silicona, una maniobra arriesgada porque no son precisamente estos cuerpos los que hacen afición. De hecho, si sigue por este camino de lo artificial no tardará en ser un monumento andante al plástico. Incluso su trasero ya se ha convertido en un parte de su anatomía incontrolable, un culo con vida propia y voracidad sexual independiente que se paseó recientemente por el kiosko de Ass Parade con efectos demoledores.